¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Nacional Alevín / Resaca pimentonera

Desde Murcia son muchas las quejas que nos han llegado de padres y aficionados sobre lo que sucedió en Almendralejo con la Selección Andaluza Alevín y los dos jugadores que no estaban inscritos, y no les falta razón.
 
Como recordaremos, la selección murciana quedo eliminada por Madrid gracias al golaveraz que favoreció a la selección de las siete estrellas. Junto a las dos selecciones conformaban el grupo las selecciones de Andalucía y La Rioja. En el partido decisivo Madrid y la Región de Murcia empataron 1-1, y tuvo que ser el golaveraz el que tuvo que decidir que selección se clasificaba para semifinales. Madrid tenía +15 por  +14 la Región de Murcia, y por un gol la selección madrileña se clasifico.
 
El malestar murciano llega debido a que su selección venció a Andalucía 11-1 teniendo está a su disposición 12 jugadores,  jugando  en la verdiblanca de forma irregular dos jugadores; Nael López y Fco. Javier Sánchez. Como todos sabemos estos dos jugadores no fueron inscritos debidamente y los oficiales de la selección andaluza tomaron la decisión de que ambos jugaran el primer partido, que era contra la Región de Murcia. Luego sería el juez de competición el que fallaría dando por perdido el partido a Andalucía 6-0 por alineación indebida, pero como la verdiblanca perdió por 11-1 seria este el resultado que se mantendría. En la segunda jornada que enfrentaba a Andalucía contra Madrid, los dos jugadores ya no participaron pues la RFAF no lo permitió.
 
Aquí entra el enfado murciano, pues contra Madrid, la selección andaluza tuvo menos cambios y el 14-0 que recibió, unido a que la Región de Murcia no fue capaz de ganar a Madrid, se tuvo que marchar a casa por culpa de un gol. Desde Murcia entienden que si los dos chicos hubieran jugado contra Madrid, lo mismo la goleada no hubiese sido tan abultada. Ha molestado que la verdiblanca no tuvieran más rotaciones, mientras que contra ellos si las tuvieron.
 
Andalucía cometió dos errores. Primero no inscribir debidamente a los dos jugadores, y segundo, hacer jugar a los dos –sacrificando la eliminatoria-, lo que suponía perder el partido aunque se hubiese ganado.  El CNFS fue el que descubrió en el control de fichas que los dos jugadores no podrían jugar porque no estaban inscritos en la relación  que un mes antes cada territorial tienen que enviar al CNFS. También es cierto que no tiene potestad para impedir que desde la expedición andaluza hagan lo que consideren oportuno en la decisión de que jueguen o no jueguen los jugadores. Su obligación es que se cumplan las normas y reglamento, y si estos se incumplen –como así fue- luego es el Comité de Competición el que falla. Si los dos jugadores no jugaron contra Madrid fue porque la orden vino desde la RFAF, que acataba la sanción, y sabedora que la siguiente dejaba a la selección sin poder competir el próximo año.
 
La parroquia de la Región de Murcia tiene razón para sentirse perjudicada. En cierto modo pudieron ser una víctima del error andaluz al no inscribir a los dos jugadores, y luego de ser contra ellos alineados. Desde el CNFS no puede haber concesiones. Ni quitan ni ponen, solo son regidores para que se hagan cumplir las normas. En esta situación la que se equivocó por dos veces fue Andalucía, y como daño colateral tuvo a la Región de Murcia. Claro que si hubieran ganado a Madrid, lo que paso con Andalucía en tierra pimentonera se hubiera quedado como una anécdota.