¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

# Equipo PJ PG PE PP PTS
1 GEMI 26 17 4 5 55
2 CORD 26 16 4 6 52
3 ALH 26 16 1 9 49
4 ADEC 26 14 3 9 45
5 BET 26 14 3 9 45
6 PRM 26 12 7 7 43
7 BALE 26 13 4 9 43
8 TORR 26 14 1 11 43
9 EJI 26 12 4 10 40
10 CEUT 26 11 3 12 36
11 PUER 26 9 1 16 28
12 PBARC 25 6 1 18 19
13 MUTR 25 4 1 20 13
14 SNIX 26 4 1 21 10

Actualidad / D. H. Juvenil

La eliminatoria
"UD. Mutrayil - SET Torremolinos"
ya tiene orden de partidos

Nunca es tarde si la dicha es buena. En esta ocasión desde la CAFS se han movilizado rápido y ya podemos decir que la eliminatoria que tienen que disputar la UD. Mutrayil y el SET Torremolinos, ya tiene orden de partido. El primero se jugara en Motril este fin de semana, para una semana después ser el Palacio de Deportes San Miguel acoja el definitivo partido que decidirá cuál de los dos equipos estará en la Copa de España.

Desde el club de la costa tropical están haciendo gestiones para que el primer partido se juegue el próximo viernes 1 de mayo o el día 2. El partido de vuelta probablemente se juega el sábado día 9.

Esto no es lo que los clubes andaluces se merecen

Qué pena da ver como dos equipos andaluces se tienen que batir el cobre para estar en la XII Copa de España. Da rabia e impotencia cuando ves que el grupo 1º y el 3º comenzaron la competición con 11 equipos, y cada grupo tendrá un representante en la Copa. Lo mismo sucede por el Mediterráneo, que las provincias de Castellón y Valencia tiene un grupo y Alicante y Región de Murcia otro. Ambos grupos tendrán representación en la Copa de España. El grupo 8º compuesto por 24 equipos (Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla) se le monta dos subgrupos del que tendrá que salir el equipo que dispute la Copa. Y todo porque como ya denunciamos en su momento, Miguel Sarria, presidente del CAFS, no hizo lo que sí hicieron desde la Federación Valenciana y Murciana, luchar por los intereses de sus clubes. Lo fácil es callar y no molestar al Caudillo Escribano con algo que poco le importa.