¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

# Equipo PJ PG PE PP PTS
1 MUTR 0 0 0 0 0
1 SPEDR 0 0 0 0 0
1 EJI 0 0 0 0 0
1 PUER 0 0 0 0 0
1 BALE 0 0 0 0 0
1 CORD 0 0 0 0 0
1 ADEC 0 0 0 0 0
1 KLM 0 0 0 0 0
1 PBARC 0 0 0 0 0
1 PRM 0 0 0 0 0
1 BET 0 0 0 0 0
1 TORR 0 0 0 0 0
1 CEUT 0 0 0 0 0
1 ELIT 0 0 0 0 0

XII Copa de España Juvenil / Resaca

La XII edición fue un éxito que mancharon la
anti deportividad de algunos jugadores locales

 

 
La ciudad de Motril y la UD. Mutrayil apostaron por ser la sede organizadora de la fase final de la Copa de España tras la clasificación del Asmial Mutrayil. Tanto el consistorio como la junta directiva de la AD. Mutrayil se han volcado para que todo transcendiese lo mejor posible, como así lo reflejan los tres equipos visitantes que se han sentido muy cómodos en el hotel, y con las atenciones recibidas por parte de la junta directiva del club motrileño. La apuesta de traer la copa a la costa tropical ha sido todo un acierto y en la parte positiva pasara a la historia como la edición que ha logrado llegar a tener en semifinales un lleno absoluto con más de 2.200 espectadores, y una final con más de 1.000. Formidable el trabajo de Emilio Antúnez y todo su equipo de colaboradores que han trabajado para que la XII edición sea un éxito social como deportivo.

 

 

 
La otra cara de la moneda la pusieron un grupo de jugadores del Asmial Mutrayil que han quedado en evidencia al faltarle el respeto a su ciudad, club, aficionados y equipos participantes. En su partido contra Las Rozas Boadilla, cuatro expulsiones que debieron ser más fue el balance de unos jugadores antideportivos que no supieron estar a la altura del evento, mostrando no saber perder, dedicándose durante la segunda parte a la caza de sus  rivales.
 
Las Rozas Boadilla fue muy superior al Asmial Mutrayil, y no necesito ni correr para superar a un rival que no presento ningún argumento para plantar cara a un grande de España. En el deporte cuando un equipo es superior se acepta, y una vez finalizado el partido se felicita al rival  y se pasa página. Esto no lo supo digerir unos chicos del equipo “Campeón de Andalucía”  habituados a ganar en casa, que se ven con más de 2.000 personas en las gradas, y que en vez de estar a la altura de sus directivos y afición, se dedicaron a demostrar con malas maneras su impotencia.
 
Triste fue ver como algunos jugadores de Asmial Mutrayil no aceptaron la superioridad de su rival y en la segunda parte unos  se dedicaron  a borrarse del partido y otros ir a la caza del rival. Repito que pocas fueron las expulsiones, y duro fue el  mal trago que tuvieron que digerir  los dirigentes del club en el palco y Emilio Antúnez en el banquillo.  
 
La junta directiva, Emilio Antúnez y aficionados del club motrileños no merecieron pasar ese bochorno ante la actitud que tomaron algunos de sus inmaduros jugadores. El club estuvo de diez, así como los espectadores, que no tardaron en denunciar a la policía nacional a un energúmeno que lanzo una botella de agua al recinto de juego. 
 
Motril y la AD. Mutrayil no es la imagen  que algunos jugadores demostraron en la cancha, y con eso se quedaron los clubes y aficionados que se desplazaron a la costa tropical a disfrutar de la copa. Sabemos que el club este hecho no lo va a dejar impune, y lo sucedido debe de servir para que en el futuro la formación de los chicos pasen antes por ser personas que jugadores. En esta ocasión algunos han dejado mucho que desear, y ojala reflexionen de la actitud que han tenido  para bien de toda una vida deportiva que tienen por delante.