¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

# Equipo PJ PG PE PP PTS
1 TORC 0 0 0 0 0
1 EJI 0 0 0 0 0
1 LOJA 0 0 0 0 0
1 CAJA 0 0 0 0 0
1 CDIZ 0 0 0 0 0
1 GUA 0 0 0 0 0
1 IES 0 0 0 0 0
1 ROLD 0 0 0 0 0
1 ALG 0 0 0 0 0
1 ALCA 0 0 0 0 0
1 GARR 0 0 0 0 0
1 MART 0 0 0 0 0
1 MON 0 0 0 0 0
1 HISP 0 0 0 0 0
1 TMELL 0 0 0 0 0
1 UDL 0 0 0 0 0

2º División Femenina / Resumen / 7º Jornada

Tras años de tiranía deportiva por parte de la Región de Murcia, parece que los equipos andaluces vuelven a reinar en el grupo III de la 2ª División Femenina. Hacía mucho tiempo que los tres combinados mejor clasificados no pertenecían nuestra Comunidad Autónoma, situación que nos permite soñar con que en esta campaña habrá al menos un conjunto de nuestra tierra disputando los playoff de ascenso.
 
El Guadalcacín es el que ha empezado con más fuerza, cosechando siete victorias de siete posibles. Este fin de semana recibía a un Estudiantes que está compitiendo a gran nivel, pero que fuera de casa le está costando puntuar. Esta vez, se podría decir que el equipo de Andrés Sánchez fue mejor que las hispalenses en tan solo un aspecto, en la definición. Desgraciadamente para las de Víctor Vizuete, Cari, la joven guardameta jerezana, cuajó una actuación estelar (con gol incluido), y decantó la balanza del lado de las líderes, que demostraron este sábado que también saben ponerse el mono de trabajo y sufrir en la cancha.
 
Tras el tropiezo de la jornada pasada, el Cádiz se veía en la obligación de volver a la senda del triunfo para mantener su posición privilegiada en la tabla. La empresa no iba a resultar nada fácil ya que en Yecla esperaba un Hispania con ganas de dar mucha guerra. Finalmente, un juego serio y práctico por parte de las gaditanas permitió a las pupilas de Kiko Oliva traerse los tres puntos de tierras pimentoneras.
 
Monachil ha sido el gran perjudicado de la semana ya que, una victoria ante Torreblanca le habría permitido abrir hueco con respecto a sus seguidores y no descolgarse del segundo puesto. En su desplazamiento a Melilla, las nazaríes se encontraron con un guion inesperado y, aunque a falta de cuarenta segundos para finalizar el tiempo reglamentario se adelantaban en el marcador con un gol que se antojaba definitivo, una controvertida decisión arbitral posibilitó a las locales igualar el luminoso y rapiñar un punto muy importante para alcanzar su objetivo.
 
Almagro hizo los deberes y, poco a poco, va escalando posiciones tras un comienzo un tanto irregular. Su inapelable victoria ante Garrovilla hace indicar que las de Campo de Calatrava están volviendo a desplegar el juego que ha maravillado en los últimos años y que estarán preparadas para aprovechar cualquier tropiezo de los equipos de arriba para, sin prisa pero sin pausa, encaramarse en los puestos que otorgan billete para disputar el ascenso.
 
¿Qué me dicen del Atlético Torcal? Tras derrotar al hasta entonces imbatido Cádiz, van y sucumben esta semana ante San Juan Bosco en Carranque. No es mi intención desprestigiar a las de Puertollano, que están creciendo día a día de una forma abismal, sino resaltar la falta de regularidad de unas malagueñas que con este tropiezo, al igual que Monachil, han perdido una ocasión de oro de mantenerse en la pomada.
 
Cajasur sigue a lo suyo, y esta vez derrotó en Vistalegre al Vícar de forma clara. Parece que las cordobesas comienzan a darle continuidad a su buen juego, lo que puede deparar una segunda parte del campeonato muy fructífera para las de Pablo García. Las almerienses, por su parte, siguen bajando mucho su rendimiento lejos de las tierras del levante andaluz, lo que les está condenando a situarse en los puestos bajos de la tabla.
 
En el occidente granadino, Loja y Roldán ofrecieron un bonito espectáculo para la parroquia lojeña. Finalmente, un empate a tres que, no sirve ni a uno ni a otro, pero que confirma la mejoría de las andaluzas.  
 
Alcantarilla, que había conseguido un punto de los últimos nueve, aprovechó la visita del farolillo rojo para cosechar una victoria que espanta a los fantasmas y sitúa a las pimentoneras en una tranquilizadora zona media de la clasificación.