¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Pablo Ibarra / BeSoccer UMA Antequera

Un paso adelante, otro hacia atrás. Una victoria, una derrota. El balance de los dos últimos resultados del BeSoccer CD UMA Antequera generó situaciones totalmente opuestas. El triunfo en casa ante Industrias Santa Coloma acercó la salvación y, una semana más tarde, el traspié con el Fútbol Emotion Zaragoza dificultó un poco más el objetivo de seguir compitiendo en la máxima categoría a falta de ocho jornadas para el término de la Liga. En situaciones adversas, la superación de un plantel entra a jugar un papel fundamental y, en el que Manuel Luiggi Carrasco “Moli” se encuentra al frente, no hay cabida para la rendición. Pablo Ibarra entendió la filosofía del club desde su llegada en la ventana de fichajes invernal e instauró un soplo de aire fresco aportando goles, entrega y compromiso desde la primera vez que se enfundó la casaca verde.
 
Pablo Ibarra, un jugador total que multiplicó los recursos de un conjunto necesitado de nuevos referentes para romper una dinámica negativa. Aportó desde su debut un prisma distinto a la hora de encarar los envites, una altísima capacidad de desequilibrio en acciones de uno contra uno o estrategia y una claridad demoledora en la finalización. Cuatro tantos en cinco duelos demuestran el rendimiento inmediato de un ala-pívot aplicado en defensa y resolutivo en ataque. El dorsal 25 viene asumiendo responsabilidades en los momentos más delicados y la afición ha descubierto que su inmenso talento también está potenciando a otros compañeros que desde el inicio del campeonato se propusieron luchar sin descanso en pro del grupo. Su fichaje, junto al de Alvarito, se ha convertido en un acierto total del cuerpo técnico en la búsqueda de un ajuste de garantías.
 
La derrota del pasado viernes 15 de febrero frenó a una escuadra lanzada en su fortaleza del Pabellón Fernando Argüelles. Fútbol Emotion Zaragoza contó con un acierto máximo en sus disparos a portería e incluso salió victorioso de una reacción espectacular de los locales tanto en el tramo final del primer tiempo como en la vuelta de los vestuarios. “Fue un partido en el que merecimos más, lo único que nos penalizaron mucho nuestros propios errores. Empezamos perdiendo muy pronto, con goles muy tontos, y al final tras conseguir la remontada y llegar hasta el empate, de nuevo dos fallos nos pusieron por debajo en el marcador y ya nos hicieron intentar remontar otra vez. Hacerlo dos veces en un mismo encuentro, además con gente de la experiencia que tiene Zaragoza, se hace muy complicado”, pormenoriza el nuevo baluarte ofensivo de los antequeranos.
 
Viña Albali Valdepeñas aprovechó el tropiezo en la Ciudad de Los Dólmenes para vencer en Ferrol al O Parrulo (2-4) y establecer un margen de cinco puntos con el descenso. El otro combinado involucrado en la pelea por la permanencia, Naturpellet Segovia, cayó en su visita al Jaén Paraíso Interior (5-1) manteniéndose penúltimo clasificado. “Todos sabemos que cada vez es más complicado, porque nosotros no estamos consiguiendo los puntos que esperábamos y nuestros rivales están ganando. Nosotros no nos rendimos, tenemos que salir a por todas este fin de semana e intentar conseguir los tres puntos para que esa distancia de cinco se acorte. Al final el problema que tenemos es que no dependemos de nosotros mismos, necesitamos que nuestros adversarios pierdan y tenemos que aprovechar esas oportunidades de reducir esas diferencias”, destaca.  
 
CA Osasuna Magna no parece ser el oponente más propicio a esta altura de la temporada. Ocupa el tercer lugar de la clasificación por delante del vigente campeón, Movistar Inter, gracias a una racha de nueve compromisos consecutivos sin perder. Una verdadera prueba de nivel para pulir la respuesta en una coyuntura de máxima exigencia. “Para mí es un partido especial. Jugaré contra muchos de los que fueron mis compañeros. Lo afronto con mucha ilusión, porque fue un sitio muy importante donde debuté en Primera División y me encontré con grandes personas a las que tengo mucho cariño. En la primera vuelta, el equipo consiguió aquí un empate y por qué no lograr una victoria ahora. Nada es imposible y creo que si estamos concentrados, obtendremos los tres puntos”, indica Pablo Ibarra.