¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

1º División / Crónicas / 1º Jornada / Córdoba Patrimonio - Osasuna Magna

 El Córdoba aterriza en Primera a lo grande

Córdoba Patrimonio de la  Humanidad: 1
Cristian Ramos, Jesús Rodríguez, Lolo Jarque, Manu Leal y César (cinco inicial). También jugaron Giasson, David Leal, Koseky, Zequi, Javi Sánchez y Pablo del Moral.
 
Osasuna Magna: 0
Mario Almagro, Juninho, Araça, Eric Martel y Rafa Usín (cinco inicial). También jugaron Asier, Mancuso, Martil, Saldise, Llamas y Binho.
 
Árbitros: Miñano Martínez y Ropero Lara (C. Valenciano). Amonestaron al local Zequi, así como al visitante Araça.
 
Goles: 1-0 Manu Leal (9’)
 
Incidencias: Encuentro correspondiente a la primera jornada de la 1ª División de la LNFS disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre ante 2.496 espectadores.
 

Un heroico Córdoba Patrimonio de la Humanidad derrota al CA Osasuna Magna en su puesta de largo en 1ª División. Los hombres de Maca cuajaron un extraordinario encuentro ante un Vista Alegre entregado. La realidad superó a la ficción. O al menos al sueño. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad no pudo tener un mejor debut en 1ª División tras derrotar por la mínima (1-0) en un entregado Vista Alegre al CA Osasuna Magna, tercer clasificado de la anterior campaña y que se presentaba en tierras cordobesas tras 19 campañas consecutivas en la élite del futsal nacional. Un tanto de Manu Leal al filo del ecuador del primer acto dio tres ilusionantes puntos que no hacen sino alimentar el hambre de un equipo que empieza a creer en sus posibilidades. El próximo viernes (20:45 h), primera reválida fuera de casa, concretamente en la pista del Levante UD.

Al Córdoba Patrimonio de la Humanidad ni mucho menos le temblaron las piernas en sus primeros minutos en la máxima categoría. La rebeldía y descaro del novato, máximo. Los de Maca, arropados por los casi de dos mil espectadores que se congregaron en Vista Alegre, plantaron cara –y mucha- a un CA Osasuna Magna que se vio sorprendido en el inicio de choque. César, Lolo Jarque y Giasson, éste por partida doble, rozaron el pasar a la historia como primer goleador blanquiverde en Primera.

Los navarros, pese a estirarse en alguna que otra contra, se toparon con un Cristian Ramos que resolvió a la perfección el poco trabajo que tuvo en el primer tramo de encuentro. Las sensaciones, inmejorables. Y en esas, el minuto nueve. Tardará en olvidarse. Manu Leal, merced a un intencionado disparo raso con el interior del pie derecho, logró el primer tanto en Primera de la entidad cordobesa. No podía haber mejor protagonista. El capitán –su rostro lo decía absolutamente todo- ponía de forma más que justa por delante a los de Maca.

El tanto en contra espoleó al CA Osasuna Magna, que tuvo en los pies de Juninho el tanto del empate. Cristian, espectacular, evitó las tablas con una gran acción a pies del brasileño. Pese a perder algo de empuje en los compases finales, los locales tuvieron otro par de ocasiones claras para haber aumentado la diferencia. Lolo Jarque, con un potente chut, y Cristian, tras una vertiginosa incorporación al ataque, aumentaron los decibelios de Vista Alegre. Antes, el meta califal volvió a salvar a los suyos, esta vez tras disparo a bocajarro de Llamas. El 1-0, merecido, e incluso corto, marcador al descanso.

La concentración y tensión en todas las zonas de juego no abandonó a los locales en el segundo periodo. Seriedad por bandera para un bloque que volvió a rayar a gran altura. Mención especial merece Cristian, todo un portento bajo palos en la noche del viernes y que tuvo otra gran ocasión tras el descanso, esta vez tras un disparo desde su propia área. Pero estaba claro que se iba a sufrir. Y más aún cuando a falta de nueve minutos el Córdoba Patrimonio de la Humanidad ya tenía la amenaza de los diez metros en el luminoso.

Tres más tarde, Arregui ya estaba jugando de cinco en sus transiciones ofensivas. Aun así, el espíritu del guerrero salió a relucir. Dientes apretados, corazón caliente y cabeza fría para sumar tres puntos bañados por la heroica. El sueño se hizo realidad.