¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Formulario de acceso

El Futbol Sala Andaluz ha hablado

Con una participación superior a lo que esperábamos,  el futbol sala andaluz de forma seria y privada, ha hablado y está preocupado por la situación que está viviendo su deporte dentro de la RFAF.
 
Son muchos los que en representación de clubes de todas las categorías no les importa que salga a relucir su nombre y cuál es su sentir, pero por respeto a lo acordado, solo generalizaremos sobre lo expresado en la cantidad de correos y WhtsApp que hemos recibido.
 
Unanimidad absoluta en que Miguel Sarria no puede continuar al frente al Comité Andaluz de Futbol Sala. No creen en el actual presidente, y este llamamiento viene de todas las categorías, tanto masculina como femenina.  En estos momentos la voz popular es que ninguno se siente representado por Miguel Sarria, y si está en la presidencia es por mero capricho de Eduardo Herrera.
 
La voz popular manifiesta que quiere un nuevo presidente que sea hombre del futbol sala, con ilusión y ganas de trabajar por este querido deporte tan abandonado. Que tenga una junta directiva con la que trabaje en equipo, algo que en los últimos tiempos no ha exisitido. Que el futbol sala andaluz se vea crecer en todas sus facetas, a la vez que en Madrid sea defendido y protegido –esto último- algo que lamentan los clubes de Segunda B y División de Honor Juvenil. El femenino quiere aires renovados, en su gran mayoría se han sentido maltratados.
 
En cuanto a la segunda pregunta. Hay agradecimiento a Antonio Muñoz por su interés en mejorar el futbol sala, y le piden que no se rinda.  El deseo de que el área deportiva cambie en un 100% es generalizado. Los que conocen a Sergio Barroso, creen ciegamente en la buena labor que podría hacer el técnico y piden su continuidad –algo que pasa por la salida de Miguel Sarria-, para los que no lo conocen, dan su voto de confianza al técnico gaditano para que lleve a delante esa labor. Para muchos, sea Sergio Barroso u otro técnico, la cuestión es que el área deportiva la coordine una persona cualificada, que sume en un cambio muy necesario.

 

 

 
La opinión general del futbol sala andaluz era algo que ya se sabía, pero que con este “plebiscito” hemos querido escuchar su voz. Miguel Sarria debe de ser consecuente con la situación y poner fin a su mandato. Querer aferrarse a un cargo por defender unas cantidades económicas cuando no ha trabajado en sus obligaciones no es correcto ni honesto. Los dirigentes están o tienen que estar para servir y no para servirse. En estos nueve años Miguel Sarria se ha ido desgastando con la única obsesión de ser presidente del CAFS y vicepresidente del CNFS por la gracia de Eduardo Herrera que es al único al que había que había que tener contento, pero solo de facha. Ser presidente es ser el primero en todo. Es ser el que tiene que llevar la bandera de los clubes y deportistas que representas. Ser regidor de las leyes, liderar todo lo que rodea a tu mandato y sobre todo hacerlo en equipo. En el caso que nos ocupa, los clubes y deportistas se han sentido huérfanos, podríamos escribir un libro al respecto pero con decir que el futbol sala andaluz no cree en su presidente es suficiente.

 

 

 
Los Antonio Muñoz “Canito” vicepresidente deportivo de la RFAF, los ochos presidentes delegados provinciales de futbol; José Antonio Bernal (Cádiz), Pedro José Borras (Sevilla), José Antonio Fernández (Huelva), José Martín (Almería), José Manuel Molina (Granada), Idelfonso Ruíz (Jaén) y José Santiago (Córdoba). Los dos vicepresidentes del CAFS; Rafa Ortega y Rafa Hidalgo. Los ochos delegados provinciales de futbol sala; Rafa Hidalgo (Córdoba), Antonio Portillo (Cádiz), Juan José Mateo (Almería), José Manuel Martín (Málaga), Javi Montoro (Jaén), Manuel Falcón (Sevilla), Meritxell Rubio (Granada), saben que el futbol sala necesita un cambio profundo que comienza en la presidencia del CAFS. Clubes y deportistas están cansados de la actual situación que ya dura nueve años, y que ha llevado al futbol sala dentro de la RFAF a tocas los cimientos del fondo. La junta directiva del CAFS no existe. La relación entre presidente y vicepresidentes no es la idónea. Los delegados provinciales para Miguel Sarria son un cero a la izquierda. El área deportiva un desastre, y cuando el vicepresidente Canito quiere poner soluciones en un área que le compete, su solución es torpedeada.

Vamos a dejarnos ya de falserias, de callar algunos en defensa de un sueldecillo, de querer evadir un problema que daña al futbol sala andaluz. Todos los mencionados sabéis cual es la realidad, y ese sentir tiene que ser expuesto a Eduardo Herrera. Si Miguel Sarria no quiere dimitir aferrándose a un cargo en el que nadie lo quiere, son ustedes los que tienen dar el paso mostrándole al presidente de la Real Federación Andaluza de Futbol el sentir del futbol sala andaluz, lo que ustedes perfectamente sabéis. El futbol sala necesita de vosotros, no lo defraudéis, de los cobardes nunca se ha escrito nada bueno. Confiemos que entre los regidores del futbol y futbol sala andaluz no los haya.