¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Formulario de acceso

Actualidad / CAFS

Miguel Sarria como presidente del CAFS se encuentra en su salsa, lo que significa que nadie ni nada le molesta en su hacer loperiano. Atrás queda la reunión de Antonio Muñoz “Canito” con los delegados provinciales que a fin de cuentas por el momento no ha servido para nada. Desde el pasado otoño Canito intento que el área deportiva entrara de lleno en el CAFS proponiendo a Sergio Barroso que tomara las riendas en la parcela técnica. Lo hizo en el mes de noviembre del pasado año y tras ser torpedeado por Miguel Sarria, la mejor decisión que tomo es marcharse a mediados del mes de abril.
 
El presente actual es como volver al pasado. Miguel Sarria haciendo de director técnico está en su apogeo. Vamos… que está planificando y cerrando lo que será el nuevo cuerpo técnico de las selecciones andaluzas (15/16). Es curioso ver como los Antonio Ruiz y José Manuel Domínguez –que conocen el paño- dan el SI a su continuidad siendo ambos conscientes de que todo es volver a más de lo mismo. Una lástima.
 
En la reunión de trabajo que hace unas semanas tuvieron los miembros del CAFS, resalto mucho que para Miguel Sarria el fracaso de las distintas selecciones andaluzas la temporada pasada es de Sergio Barroso, que tuvo la dignidad de renunciar mientras que el futbol sala andaluz estuviese regido por un Miguel Sarria –casi todo lo hace mal-  ejercido de presidente.
 
“Con Sergio Barroso como responsable del área deportiva es cuando las selecciones han obtenido peores resultados”, fueron las palabras de Miguel Sarria escondiendo su sello loperiano como dirigente federativo.
 
Si por algo Antonio Muñoz “Canito” vicepresidente de la RFAF y responsable del Área Deportiva designo al técnico gaditano como coordinador del futbol sala en su parcela, era porque en el CAFS el Área Deportiva ni funcionaba, ni ahora funciona –razón no le faltaba-. Canito detecto que Miguel Sarria no está cualificado para el cargo que ostenta, y que antepone su ego a los intereses del futbol sala como así lo demostró firmando a los seleccionadores para la temporada (14/15) en septiembre, siendo el cuadro técnico un desastre. Recordemos; Paco Chamorro, seleccionador sub-19 y segundo seleccionador sub-16. Antonio Ruíz, seleccionador sub-16, segundo seleccionador sub-19, seleccionador benjamín, José Manuel Domínguez, seleccionador infantil, y segundo seleccionador benjamín, Bri, seleccionador sub-17 femenino, y seleccionador alevín. Para hacer bien las cosas el cuerpo técnico hay que formarlo tal y como finaliza la temporada y no entres los meses de septiembre y octubre. En la presente temporada, estamos casi metidos en agosto y todo a medio hacer.
 
Sergio Barroso llega al área deportiva en el mes de noviembre ante la insistencia de Antonio Muñoz. Los seleccionadores abandonados de la mano de Dios festejan la llegada de Barroso, y demandan una reunión con el Área Deportiva que la organiza para el 3 de noviembre. Los seleccionadores no saben nada acerca de su planning de trabajo. De manera urgente Sergio Barroso comienza una carrera para planificar los entrenamientos con la dificultad añadida de que hay que integrarlos en la planificación de todas las modalidades por razones de logística (furgonetas, campeonatos, disponibilidad de personal,...) Una vez más –y de esto sabe tela Sarria- el futbol sala llega tarde al reparto.
 
Paralelamente comienza la Copa Centenario tal como se aprobó en la Asamblea por Eduardo Herrera. Increíble pero cierto, el Área Deportiva prácticamente lleva la totalidad de la coordinación y supervisión de las fases provinciales gracias a la buena predisposición de los diferentes delegados provinciales de futbol sala. Sergio Barroso se encarga de coordinar las rondas interprovinciales hasta que se disponen de los cuatro semifinalistas en las tres categorías (sénior masculino y femenino y juvenil masculino). Incluso se empieza a gestionar posibles sedes y fechas con los equipos clasificados (había fechas interesantes justo a la finalización de las ligas)... pero después de que la situación fuera insostenible tras el torpedeo de Miguel Sarria –que ni hace ni deja hacer-, Sergio Barroso lo  deja en manos del CAFS. La categoría juvenil finalmente la organizan en La Palma del Condado, y las sénior hacen lo fácil ante la tardanza en hacer cosas, posponerla para el mes de septiembre.
 
Sergio Barroso intenta organizar el trabajo de las diferentes selecciones para que exista un modelo de trabajo reconocible y más operativo para todas las gestiones. Buscando estar más informados todos, evitando los fallos de comunicación, las grandes pérdidas o retrasos de tiempo que existen en ese momento y sobre todo buscando una organización más acorde al potencial de lo que debe ser un ente tan poderoso como la RFAF. Para ello:
 
- Se analiza e identifica los procesos claves en el día a día del trabajo deportivo del futbol sala  en la RFAF y a partir de ahí se procede a segmentar los campos de trabajo, prioridades, estados actuales,...
 
-Se establece unos modelos de informes estandarizados para todos los elementos que conforman la expedición en una selección andaluza. El objetivo sobre todo es buscar las debilidades y fortalezas para la mejora.
 
- Se pone a disposición de los seleccionadores un calendario compartido, mismas plantillas de convocatorias, informes,.... de manera que todos tengan acceso a la información del resto de selecciones y no sean "islas" a la hora de trabajar. Todos saben de manera actualizada las distintas fechas de los campeonatos provinciales de clubes, selecciones, autonómicos, de España, entrenos de las diferentes selecciones,...
 
- Se establecen protocolos de funcionamiento para evitar que cada seleccionador dude cómo proceder, a quién debe acudir en cada caso, etc.
 
- Se inicia una base de datos de jugadores que participan en las distintas selecciones andaluzas o pueden ser interesantes para "enlazar" el trabajo de las distintas selecciones cada año y no siempre partir de cero. Además de ser de gran importancia para nuevos seleccionadores.
 
- Sergio Barroso  intenta adelantar/agilizar la celebración de los Campeonatos de Andalucía de Selecciones Provinciales de las distintas categorías pero es increíble  que el presidente no lo considere pieza angular del futbol sala  andaluz y estén fijados o asignados desde el mes de julio o máximo en septiembre. Barroso argumenta por activa y por pasiva de su importancia pero choca contra la pared y con la organización actual del CAFS.
 
- Se introduce la figura del Preparador Físico en el cuerpo técnico de las distintas Selecciones Andaluzas. Se reclutan y buscan currículo de personas jóvenes, brillantes y de gran futuro.
 
- Se realizar una serie de propuestas piloto para la mejora del fútbol sala base: tiempo cronometrado (aunque sea menos minutos) ya que en los últimos años se podía ver algunos campeonatos jugando a reloj corrido, fases finales a 4 u 8 en los Campeonatos de Andalucía de clubes, tiempo mínimo de participación de los jugadores en las categorías iniciales.
 
- Se plantea (aunque por razones obvias se queda en el aire) una mesa de estudio del fútbol sala femenino. Se cree importantísimo tratar específicamente esta categoría y por ello se pensaba en sentar  en una misma mesa a representantes de clubes y entrenadores para abordar sus demandas.
 
En todo momento Sergio Barroso es torpedeado por Miguel Sarria, que como presidente loperiano, no le hace gracia que la figura del gaditano brille por algo tan simple como es trabajar por el futbol sala, lo que el desconoce. Barroso que esta hasta los huevos de las zancadillas, y como persona cabal y honesta, le comunica a Antonio Muñoz el pasado mes de abril que ya no aguanta más y pide que le libere de su compromiso. Vamos… que se marcha. El área deportiva dentro del CAFS queda desierta, pero lo que importa es que queda a gusto del presidente.
 
Estos son los pecados de Sergio Barroso para que el fracaso de las selecciones andaluzas se haya consumado, y para que las fases finales de la Copa Centenario masculina y femenina se tengan que disputar en septiembre. Quizás su gran error fue aceptar entrar en el Área Deportiva cuando el daño ya estaba hecho.
 
Un año después, la historia se repite. Miguel Sarria pasa de responsables del área deportiva y hace y deshace a su antojo. En esta ocasión cuando lleguen los fracasos, porque tal y como pinta el panorama llegaran, no tendrá a quien echarle la culpa. Igual sucede con Antonio Ruíz y José Manuel Domínguez. Quejas “cero”.