¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Formulario de acceso

Actualidad / CAFS

Primero fue Antonio Portillo al no estar de acuerdo con lo forma de trabajar de Miguel Sarria, el que presentara su dimisión como vicepresidente del CAFS. Esto sucedió hace algunos años, para hace pocas fechas decidirá abandonar la delegación gaditana. Hoy ha sido Rafa Ortega, que llevaba algún tiempo alejado del CAFS por diferencias con Miguel Sarria, el que ha enviado a Eduardo Herrera una dimisión que hace algún tiempo hizo verbalmente pero que por fin certifica por escrito.

Resulta curioso que los dos vicepresidentes con los que comenzara su trayectoria Miguel Sarria al frente del CAFS sean ya historia en la Comisión Andaluza, mientras el responsable de todos los males del Comité Andaluz se mantenga perenne contra viento y marea.

Si Eduardo Herrera tuviera el mas mínimo cariño al futbol sala debería de reflexionar el por qué salen corriendo del CAFS, vicepresidentes y demás. Antonio Portillo, Sergio Barroso, Rafa Ortega… mientras otros pasan olímpicamente. Los informes que le llegan de Miguel Sarria al frente del CAFS no son buenos, pero él lo mantiene a capa y espada ¿por qué será? La Comisión Andaluza necesita un cambio y mientras el papa del futbol andaluz no se lo dé, el futbol sala lo está pagando, y bien. Pero esto, a quien le importa.