¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Formulario de acceso

CNFS / Alberto Vilar & Caudillo Escribano

En los próximos meses Futsalsur va a cumplir 12 años en la información. Curiosamente,  en esta larga etapa  la presidencia del CNFS se ha dividido -6 años cada uno- entre Alberto Vilar y el Caudillo Escribano.  
 
Desde que el Caudillo de La Mancha  –elegido a dedo con el sistema menos democrático que existe- se hiciera con la presidencia el futbol sala que controla el CNFS ha cambiado pero para mal. Vamos… que va hacia abajo y lo peor que sin que nadie le ponga frenos a los desaciertos del artista.
 
De estos 12 años hemos sacado en paralelo la forma de ejecutar el mandato los dos presidentes. Luego serán los lectores los que tomen sus propias conclusiones de cual de ambos ha aportado más en estos 12 años a este deporte tan mal tratado últimamente. 
 
Segunda B
 
Con Alberto Vilar los grupos de Segunda B eran nueve, eso suponía  trabajo para entrenadores, árbitros, jugadores, y sobre todo mirando  para casa (RFEF) más ingresos en inscripciones,  licencias, mutualidad, y sanciones.
 
Con la llegada del Caudillo a la presidencia lo primero que hizo fue cargarse tres grupos, pensando que su “furbito” tiene que asemejarse al futbol. En estos años se ha demostrado que el  nivel en los equipos no ha subido por el mero hecho que haya reducido el número  grupos.  A sucedido todo lo contrario. Más gastos para los clubes en kilómetros, desempleo para entrenadores, árbitros, jugadores y menos ingresos para la RFEF (de este tema ya escribiremos más profundamente)
 
Copa de España Juvenil
 
Con Alberto Vilar -mentor del evento-  la Copa Juvenil fue la joya del CNFS. Las primeras cinco ediciones fueron para enmarcar, con los doce campeones de liga disputándose en una sede el título nacional. Alberto Vilar sitúo a Julio Cabello al frente de las competiciones de clubes, y la Copa de España fue algo espectacular.  Alberto Vilar entrego los cinco títulos que presidio.
 
Con la llegada del Caudillo Escribano también llego la crisis al país, algo que no se puede olvidar, pero como presidente del CNFS no se han preocupado lo más mínimo por buscar sistemas o patrocinadores para que la copa continuase dentro de su esplendor. Todo lo contrario, se inventan unas eliminatorias como si los clubes fabricasen los euros enviando a los equipos de norte a sur y de este a oeste “un auténtico desastre”. El Caudillo Escribano de seis fases finales que se han disputado con él en la presidencia, solo entrego tres  Copa de España (en Melilla, Murcia y Zaragoza). Es evidente que no se puede estar en misa y repicando, en tres ediciones ha tenido cosas más importantes que hacer que  estar en la fase final de la Copa de España Juvenil, la misma que él ha deteriorado. 
 
Campeonatos de Selecciones Territoriales
 
Con Alberto Vilar los Nacionales brillaron a gran altura. Todos se disputaban con fase única y era todo un espectáculo ver a todas las selecciones juntas. La convivencia entre chicos de todas las comunidades era algo formidable. Se vivía la competición muy intensamente, con sorteo con cabezas de serie por méritos contraídos en temporadas anteriores. El espectáculo estaba servido y a la recta final llegaban los mejores. Durante su mandato Alberto Vilar entrego todas las copas de campeón.
 
Con la llegada del Caudillo todo cambio, pero para peor. Para comenzar elimino los cabezas de serie. Al dictador de futbol sala nacional le da igual que a unas semifinales llegaran los mejores, como si está presente una selección de tuerce zapatillas. Se cargó en Sub-19 y Sub-16 –masculino- y Sub-21 –féminas-  la fase única colocando la fase previa. Luego de seis selecciones que se clasificaban y medio adecentaban la fase final, lo paso a cuatro selecciones. La gota que colma el vaso la puso adulterando la competición en la fase previa al impedir que en los grupos de cuatro,  todos se enfrenten contra todos. Un auténtico fiasco, pues una selección puede quedar eliminada  ganando todos sus partidos,  lo nunca visto en una competición de la RFEF. Y  para más inri, ya se dio el caso con su Federación de Castilla La Mancha,  que derroto a Madrid, quedo eliminada y se clasifico el perdedor, Madrid. Con esta realidad el Caudillo tiene el mundo del futbol sala al revés, sin ir más lejos  en la web de la Federación de Castilla La Mancha de Futbol publicaron que están en contra de este sistema de cuatro, olvidándose que fue su presidente el ideólogo inventor del mismo. En cuanto a la entrega al campeón, el Caudillo Escribano solo ha entregado el 30% de los campeonatos que se han disputado bajo su mandato. 
 
Normas reguladoras
 
Alberto Vilar casi siempre sacaba las normas reguladoras tarde, pero estas se cumplían porque  se aprobaban por los órganos directivos del CNFS.  El Caudillo Escribano las saca en fecha, pero  se incumple porque no son aprobadas por ningún órgano directivo del CNFS, son cosechas exclusivas del Caudillo, y el sistemáticamente se cree en el derecho de cambiarlas sin dar cuentas a nadie. 
 
Ángel María Villar
 
Alberto Vilar siempre apoyo a Ángel María Villar (presidente de la RFEF) y a Juan Padrón (vicepresidente de la RFEF). El premio a esta fidelidad fue la destitución.
 
El Caudillo Escribano hizo una fuerte oposición a Ángel María Villa y Juan Padrón, apoyando a otros candidatos como Gerardo González y Mateo Alemay para derrotar al presidente y vicepresidente de la RFEF. Sorpresivamente es designado presidente del CNFS ¿Por qué será? ¿Ustedes creen que el enemigo deportivo de toda la vida se convirtió en el amigo de Ángel María Villa y Juan Padrón? Esto lo explicaremos en un próximo capítulo con todo lujo de detalle y personajes.