¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Daniel Rodríguez / Agente de Jugadores

Daniel Rodríguez Lozano, conocido por el apodo de su origen, el “Canario”, supera una década y media como intermediario y agente de jugadores. Entre más de 1.200 profesionales registrados por la RFEF ostenta el número 3 en antigüedad de licencia.
 
Inspirado en sus inicios en la película Jerry Maguire (1996), en la que el personaje miembro de una cotizada agencia dedicada a la promoción de deportistas, se da cuenta de la importancia que tienen las personas sobre el dinero y por esa razón escribe una reevaluación de propósitos donde expone la deshonestidad en los agentes deportivos y el poco cuidado que tienen sobre sus clientes.
Como sinopsis sirva comentar que tras vivir un momento de cambio el agente deportivo Jerry Maguire cae del gusto de la gente con la que trabaja pues busca brindar una atención personal y real a los deportistas, siendo despedido de su trabajo y tras tener una vida llena de lujos y trabajo exorbitante encuentra la felicidad y la pasión.
 
–¿Cómo empezó en el fútbol sala?
Sinceramente, por casualidad. En el año 2.007, Juan Carlos Gálvez, entrenador por aquel entonces del CD Virgili de Cádiz, me puso en contacto con José Mari, padre de Aicardo, y con el jugador, sabedor de mi oficio y con la intención de asesorarles deportivamente, especialmente en el ámbito contractual. Entiendo que mi labor resultó positiva, al hacerse un primer contrato interesante, y otro posterior ya con unas condiciones considerables, con Lobelle Santiago. Posteriormente se realiza el traspaso al FC. Barcelona, y la posterior renovación de su contrato vigente.
 
–¿Eso de intermediario como lo llevas, trabajas en equipo  o eres independiente?
Soy mi propia agencia. Trabajo solo porque defiendo mis propias convicciones, principios y valores. En una agencia eso es complicado de priorizar. Evidentemente colaboro, principalmente en fútbol, con otros intermediarios a la hora de realizar contrataciones o transferencias, especialmente residentes en otros países internacionales.
Trabajar por tu cuenta tiene la ventaja de ser tu propio jefe. Te proporciona libertad de movimientos al poder gestionar tu agenda particular.
 
–¿Cuáles son esas convicciones para convencer a una futura promesa que nadie mejor que usted le puede representar?
No baso mi discurso en ser mejor que los demás compañeros, sino en las aptitudes que busco para cada día progresar. Selectividad, exigencia, ambición, seriedad, discreción, esfuerzo, constancia… y sobre todo, pasión. Mi apuesta es conjunta, personal y profesional; y mi lema, Kwan: lo que a ti te hace ser lo que quieres ser.
Hacer lo que te gusta debe ser tu principal motivación. Siempre creyendo en tus ideales.
 
–¿Cómo se gana la confianza de un jugador, en plan Jerry McGuire?
Esa película describe la lucha de una persona contra un imperio… y en el deporte eso es así también. Intento ganarla con humildad y trabajando muchas horas todos los días para conseguir buenos logros en el aspecto deportivo, mayor dimensión en el aspecto económico, realzar el bienestar personal de mis representados, sin descuidar su formación académica. Procuro que mi imagen se asocie a mis actos.



 

-¿El trato con los jugadores es profesional o personal?
Ambos deben ir ligados. Con todos, intento reforzar las relaciones personales. Generar amistad y confianza. Es importante generar feeling con cada uno, y a su vez demostrar que con mis servicios de representación pueden progresar.
 
-¿Tiene usted algún principio ético a la hora de negociar?
Entiendo que los de cualquier ser humano, o por lo menos los que mis padres me enseñaron: honradez, fidelidad, transparencia y sinceridad.
 
-.¿El egoísmo de un representante puede fastidiar un fichaje?
Por supuesto. El intermediario siempre está en disposición de ocultar parte de la información al jugador o de darle datos erróneos. Nosotros hablamos en su lugar por eso la confianza recíproca debe ser innegociable.
 
-En todos los gremios cuecen habas ¿En alguna reunión se ha llegado a las manos o se ha subido de tono?
Puede pasar. A mí me gusta mantener la compostura y las formas, pero en mis años de profesional he visto de todo. Una vez un presidente golpeó una mesa y le dio una patada a una silla que salió volando, otra me han insultado… nunca he entrado al trapo. Son estrategias de negociación agresivas para intimidar. Conmigo no han dado resultado y cuando alguien se ha pasado de la raya, luego me ha pedido disculpas.
 
–¿Cuál ha sido tu principal motor para ser considerado uno de los intermediarios de mayor relevancia en el fútbol sala?
Me he hecho un hueco en la élite a base de un trabajo exhaustivo de captación de jóvenes talentos. Luego ya con un nombre resulta más fácil acceder a captaciones de jugadores de prestigio, pero siempre sin descuidar la base, pues en mi caso, es la que me ha hecho progresar y llegar arriba. Además, no hay que olvidar que esta profesión tiene una fecha de jubilación muy por debajo del resto de la mayoría de empleos, por lo que siempre hay que tener preparados a otros chicos para que puedan ocupar el lugar que los que se retiran.
Detrás de mi trabajo hay muchas llamadas dando información, hablándote de este o aquel jugador. Si he llegado a donde estoy, es gracias a la confianza que los jugadores han depositado en mí, a su lealtad … ellos son los verdaderos artífices de mi crecimiento profesional. Es un mérito compartido. Formamos un equipo, ellos dentro de la cancha y yo en los despachos. La familia, en las diversas etapas de mi vida también ha jugado un papel muy importante con su apoyo y paciencia.

– ¿Un representante tiene que ser un experto en el deporte que lo ocupa?
De jugadores, sé. Considero que tengo un sexto sentido para detectar jóvenes promesas. Yo veo futbolistas, no analizo partidos. Entiendo especialmente de jugadores. El anestesista es médico, pero el cirujano no anestesia, opera. Cada uno en lo suyo. Soy anestesista, el especialista.
 
–¿Existe el mirlo blanco? 
Siempre en todos los deportes hay jugadores con unas condiciones fuera de lo normal. Existe. Lo que hay que intentar es llegar a captarlo antes que ninguno.
 
–En Cádiz, y en Andalucía en general, te has convertido en un referente, ¿cómo se lleva ese cartel?
Cádiz es la cuna del fútbol sala, los chavales juegan desde pequeños en las plazas y calles; por eso el nivel técnico es mayor y poseen un talento innato. Muchos de mis representados son gaditanos, y cada vez en mayor porcentaje, andaluces.
Varias provincias de Andalucía están creciendo en este deporte a pasos agigantados, Málaga, Córdoba y Sevilla, entre ellas. Almería, Huelva y Granada también vienen poco a poco dando frutos a su trabajo. Lo de Jaén es caso aparte. No sólo ha consolidado su primer equipo entre los 4 o 5 primeros clasificados del fútbol sala nacional, sino que ha conseguido sacar buenos jugadores de la base y la provincia, y lo más complicado, conseguir que toda una ciudad y sus poblaciones respiren fútbol sala.
Pero que nadie piense que el mérito es sólo de los jugadores, tenemos técnicos tremendamente cualificados que realizan una labor formidable, y no hablo sólo de los que salen en televisión, sino de los que entrenan sin ningún tipo de popularidad. Vaya desde aquí mi reconocimiento a todos ellos. Tenemos varios técnicos andaluces en primera y segunda división de España y otros países, así como el 2º entrenador de la selección nacional absoluta, Fede Vidal.
 
–¿Qué supone que un ramillete de jugadores andaluces alcancen la selección nacional absoluta de nuestro país bajo su representación … los Aicardo, Bebe, Joselito Macías, y otros tantos?
Pues un orgullo tremendo, y la satisfacción de comprobar que los chicos logran una meta de tanto prestigio y mérito. El premio a un rendimiento deportivo tras el cual hay muchas horas de entrenamientos y sacrificios.



 

¿Alguien de quién se acuerde por la ayuda o información que le haya trasladado para conseguir esas captaciones?
Muchas personas. Técnicos, directivos, directores deportivos, seleccionadores autonómicos, jugadores, medios de comunicación … no me gustaría dejar ninguno sin nombrar, pero son muchos por lo que me excuso si se me queda alguno sin mencionar. Entre estos el referido anteriormente, Juan Carlos Gálvez, Sergio Barroso, Germán Rodríguez, Débora Fernández, Miguel Sánchez, Sergio Mullor, Gabi, Moli, Dani Rodríguez, Víctor Vizuete, Chito … directivos como Pablo Isorna y Salva del CD Virgili, Miguel Ángel del CD Isleño … Michel Ruiz, Paco Chamorro, Rafa García … a todos ellos mi más sincero agradecimiento.
 
–Casi siempre hay un ojito derecho en la lista de representados ¿lo tienes tú?
No lo hay. Brindo el mismo trato y dispenso las mismas atenciones a mis representados. Para mí son tan importantes los jugadores de base como las estrellas.
A unos les busco una oportunidad, una esperanza; y a los otros, un buen contrato.
 
–¿Se dice que en esta profesión hay una selva entre trabajadores del mismo gremio?
Es cierto, pero también lo es que hay de todo. Hay quien te intenta “quitar” jugadores incumpliendo el código deontológico de la profesión, sin ningún tipo de respeto al periodo contractual ni valores. No hace falta dar nombres, los que estamos en este trabajo, y los propios clubes, saben quienes son. Luego hay otro grupo de compañeros entre los que se encuentran César Álvarez, David Córdoba, Luis de Marcos … con los que la relación es positiva, y nos sentamos en alguna ocasión para intercambiar opiniones en un buen ambiente.
 
–¿Una anécdota que contar?
Hace varios años, coincidiendo con una salida masiva de jugadores de Cádiz a clubes de primera y segunda división provocada por mis servicios de intermediación, un servidor de este medio de comunicación, Futsalsur, en concreto Fran Gago, se dirigió a mi en el polideportivo del Centro Histórico, y me dijo: “No veas … estás dando más trabajo a los gaditanos que Teófila”. 
Santiago, Xota, Palma, Ceuta … eran los clubes que en aquella época apostaron por  este perfil de jugadores.
 
–¿Cómo es la relación del intermediarios con la LNFS?
Hace bastantes años nos tenían en consideración, y nos invitaban a sus eventos como profesionales que intentamos colaborar a promocionar y potencializar un deporte minoritario como el fútbol sala. La mala forma de proceder de algunos intermediarios ha llevado a un distanciamiento con este órgano regulador de la Liga de Fútbol Sala a máximo nivel nacional. Hace 3 años se hizo un acercamiento encabezado por Ignacio Vicente, en el que se pusieron las bases para volver a aunar esfuerzos. Espero que con el tiempo LNFS e Intermediarios puedan ir de la mano.
Admiro la gestión y el trabajo de la LNFS, pues gracias a la misma, este deporte está y continuará en auge. El trabajo de gestión, búsqueda de patrocinios, comunicación y organización merecen mi reconocimiento.
 
–¿Un momento mágico de la Copa de España?
Ciudad Real, 2015, Jaén Paraíso Interior campeón de la Copa XXVI. La rebelión de un club modesto que hizo historia siendo el primer club andaluz en alcanzar este título. ¡Chapó! a la gestión de Nicolás Sabariego, un amigo, y de su Junta Directiva, y mi admiración al trabajo del entrenador, mi tocayo Dani Rodríguez.
 
–¿Un pronóstico para la próxima Copa de España qué empieza mañana?
No soy de pronósticos sino de la emoción del momento y los resultados. Si bien si me atrevo a vaticinar sorpresas en las eliminatorias de cuartos.
 
Que comience el espectáculo en el Wizik Center, en la grada, un cazatalentos.
 
José Miguel Lepe